La Cadena de Frío para la conservación de los alimentos

El crecimiento del intercambio comercial entre países y la búsqueda de una óptima conservación de los productos en su proceso de transporte ha impulsado el desarrollo de diversas herramientas de protección dentro de las cuales podemos ubicar a la cadena de frío.

Una cadena de frío puede ser definida como un conjunto de acciones logísticas dirigidas a controlar la calidad de un bien, fresco ó perecible, desde su extracción o fabricación hasta que llegue al consumidor final. Estas acciones se dan en el control de temperatura, de húmedad, de aislamiento término, para impedir que se afecten las características naturales del bien, durante el transporte, transbordo y distribución final. Hoy en día es más importante que antes debido principalmente a que los productos frescos han aumentado su relevancia frente a los congelados o conservas. Por el lado de la exportación, la creciente diversidad de productos frescos exportados exige la existencia de materiales de empaque  y acondicionamiento, que impidan la ruptura de la cadena de frío, y por ende un maltrato y deterioro de los productos frescos lo que a la larga permite una mejor negociación de precio con los mercados más exigente.

A continuación se detallan aquellos materiales e insumos que en conjunto representan gran utilidad para fines de aseguramiento de la cadena de frío.

  • Gel pack: Es un sustituto del hielo cuya masa viscosa tiene un punto de congelación que está por debajo de los 0ºC y por esa razón puede aportar más tiempo de frío que el hielo. Más aún, después de usarse puede ser colocado nuevamente a congelarse y así usarlo repetidamente.
  • Paños absorbentes: Retienen los líquidos propios de la condensación del aire caliente que rodea a  la carga y al gel pack.
  • Cajas térmicas de poliestireno expandido: Son fabricadas para cumplir el fin de aislamiento. Sus paredes tienen como mínimo un espesor de 3cm aprox. con densidad de 28 Kg / m3, material virgen, color blanco total.
  • Indicadores de tiempo y temperatura: Se encargan de alertar si nuestros productos fueron expuestos a frío o calor en inadecuada proporción en cada una de las unidades de medida (cajas, parihuela, jabas).

Con esta breve descripción se pretende dar un aporte a aquellos empresarios y futuros exportadores que buscan optimizar la calidad de sus productos y obtener un buen performance en el desarrollo de sus negocios a lo largo de la cadena logística de productos que requieren de especial conservación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos un mensaje